Ir al contenido
¡Más cómodo, más fácil! Da clic y tramita tu crédito por WhatsApp (614) 241.4225
Da clic y tramita tu crédito por WhatsApp (614) 241.4225
Cómo elegir un buen colchón

Cómo elegir un buen colchón

El colchón es uno de los elementos más importantes a la hora de descansar correctamente. ¿Sabías que pasamos el tercio de nuestra vida acostados y durmiendo? Es por eso que debemos ser que debemos tener un descanso óptimo es primordial para poder rendir al día siguiente, el colchón debe ser uno de los elementos del hogar que más cuidemos.

En el siguiente artículo te daremos algunas de las pautas básicas para saber cómo elegir un buen colchón, poder descansar perfectamente y levantarte cada mañana con toda la energía para poder hacer lo que quieras.

Firmeza del colchón

Uno de los elementos más importantes que se debe tener en cuenta en el momento de elegir un colchón es la forma en que tu cuerpo se apoya en él, esta debe ser de una forma correcta y natural. Para lograr este objetivo, es importante que tengamos una firmeza mediática.

¿Qué significa eso? Que sea lo suficientemente firme para que pueda soportar bien el peso del cuerpo, pero sin una dureza que pueda llegar a resultar incómoda.

Un colchón demasiado blando hace que la sensación de calor sea mucho mayor, dificultando el descanso de la persona. Por otro lado, tampoco llega a sujetar correctamente la columna y no es bueno para la espalda.

Qué colchón es mejor según las necesidades personales

Si sufre problemas de circulación, siempre se aconseja utilizar un colchón más flexible, más resistente, que se adapte mejor a su cuerpo, así como un somier articulado que permita en un momento dado alzar las piernas o la parte superior del cuerpo.

Si eres una persona propensa a las alergias, puedes irte por la elección de los colchones antibacterianos y antiácaros, siempre utilizar un buen protector de colchón. Hoy en día la mayoría de colchones ofrece tratamientos antialérgicos, como los colchones viscoelásticos.

Si sueles sufrir por el calor y tienes noches de insomnio por el hecho de ser caluroso, debes valorar muy bien si quieres optar por un colchón de muelles, qué son los más transpirables, o por un viscoelástico perforado que garantiza el frescor y la correcta disipación del calor nocturno.

Material del colchón

Látex

Son capaces de afectar a la forma corporal reduciendo la presión que se ejerce sobre ciertos puntos, como los hombros, la cabeza o las caderas, tienes que asegurarte de la capa de látex del mar superior a los 4 centímetros de grosor.

Son muy elásticos, lo que permite los movimientos de la persona con naturalidad, haciendo que la columna vertebral se mantenga en una posición correcta.

Entre los tipos de colchones de látex pueden encontrarse principalmente los de látex 100% natural, y los sintéticos, que llevan solo una parte de látex natural.

Viscoelástica

Es una tecnología perfecta para personas que sufren duermen de lado o problemas de articulaciones musculares, adapta y reconoce las posiciones del cuerpo para el descanso del mar, adaptando a la silueta natural del cuerpo.

Muelles

La mejor opción para personas con problemas de sudoración o que buscan un descanso más tradicional, evitando la sensación de adaptabilidad que ofrecen los colchones viscoelásticos o de látex.

Viscografeno

Los colchones de viscografeno son los que están compuestos por viscoelástica y grafeno. El grafeno es un material increíblemente resistente.

Este es un termorregulador material, por lo que disipa el calor evitando que se concentre en exceso en los tejidos del colchón, es antibacteriano, por lo que las bacterias no pueden acumularse en el colchón del modo en lo que harían en los otros materiales.

En el caso de este tipo de colchones, se recomienda cambiarlos de posición cada dos meses para aprovechar lo mejor posible. Así, se puede ir variando al colocar la parte de los pies en la cabeza y darle la vuelta.

¿Cuál colchón me compro?

Comprar un colchón no es lo mismo que comprar unos pantalones, hay mucha gente que solo le dedica 5 minutos a probarlo, los 5 minutos que puede tumbarse en él en la tienda, te aconsejamos que puedas probar el colchón por los menos durante 30 días para poder evaluar si es el que mejor te funciona.

Tanto nuestro cuerpo como el colchón necesitan ese tiempo para tener el uno al otro.

El precio del colchón es uno de los principales problemas a los que se enfrenta la gente a la hora de comprar un colchón. Debes tener en cuenta que en el precio se ven reflejados factores como la calidad, el tamaño o la durabilidad. Este último, especialmente, puede hacer que sea mejor gastarse el dinero en uno de calidad que puede durar más, que no intentar ahorrar y que, al cabo de poco, debas volver a comprar otro. También es importante tener en cuenta que probar el colchón en una tienda física siempre ayuda.

¿Cada cuanto cambiar de colchón?

Se recomienda que sea como máximo cada 10 años, pero siempre que tu cuerpo sufra cambios o si adviertes que descansas mal, es muy probable que tus necesidades hayan cambiado y debas se plantea cambiar el colchón antes del tiempo máximo recomendado. Los niños, por ejemplo, cambiarán con mayor frecuencia porque sus necesidades de niño o adolescente no serán las mismas que cuando sean jóvenes o adultos. Lo mismo sucede con embarazadas, cuando aparecen lesiones, desgaste físico, aumento de peso, etc.

Cuando compres un colchón, asegúrate de que tiene garantía por si necesita hacer uso de ella ante posibles defectos de fabricación.

Además de aspectos como la modalidad, los materiales y el precio del colchón, presta especial atención a la calidad de los materiales y de su fabricación. No siempre que compramos lo barato estamos ahorrando dinero y, lo que es más importante, nunca es bueno ahorrar en salud.

Más recomendaciones para elegir el colchón adecuado

Finalmente, te dejamos una serie de recomendaciones para seguir la hora de elegir un buen colchón:

  • La altura del colchón debe ser como mínimo de 18 centímetros.
  • El largo del colchón debe medir 10 centímetros más que la altura de quien duerma en él.
  • Para el ancho apenas hay discusión, cuánto más ancho sea mejor, no obstante, también dependerán otros factores como el tamaño de la habitación.
  • Dependiendo de lo firme que quieras la cama, hay distintos tipos de base que te pueden ir mejor o peor. Si quieres notar más blando o flexible, deberás optar por un somier de láminas mientras que, si quieres que sea más firme, puedes elegir un canapé o una base tapizada.
  • Airea diariamente tu colchón, al menos unos minutos y cámbialo de posición rotativo unas cuatro veces al año para preservar mejor su forma.
  • Para protegerlo limpio y que dure más tiempo compra una funda para colchón en tejidos naturales y algodón.
Artículo anterior Paredes originales y creativas para remodelar tu hogar
Artículo siguiente ¡Perdido como un calcetín en una Lavadora!